Dr. Mario Rivas Souza (I)

En el México post-revolucionario, el 10 de mayo de 1923 nace en Guadalajara Jesús Mario Rivas Souza.

Los primeros años de su infancia los vive en el Rancho de San Antonio de los Rivas, en la Barca Jalisco. Crece en un ambiente de provincia donde su padre el Dr. Jesús Mario Rivas Cuervo, se dedica su tiempo a labores de agricultura combinando su profesión y el cuidado de su familia.

El pequeño Mario convive y se diverte en una familia numerosa, sus nueve hermanos hacen que en la casa de los Rivas siempre se escuche la alegría de la infancia.


La Sra. María del Carmen Souza Arabia, madre de Mario, se esfuerza para que el pequeño Mario junto con sus hermanos, además de jugar y divertirse, aprenden a leer, escribir, contar y sumar, en una época en donde la estabilidad política del estado y del país se presentaba especialmente difícil. Pronto llegaría la expropiación agraria y con ello la inminente inestabilidad política, repercutiendo todo ello en las tierras de la familia Rivas Souza.

Años más tarde, La familia Rivas Souza llega a Guadalajara, es el tiempo en que la instrucción y formación se da de casa en casa, en secreto, y así, en esta circunstancia de peligro pero a la vez de oportunidad, el niño Mario ingresa al tercer año de primaria en el Colegio del Profesor Don Atilano Zavala.

Después de aquel tiempo difícil, ingresa al Instituto de Ciencias donde cursa la educación secundaria y la preparatoria.

El ambiente familiar, la figura de su madre y las normas de conducta jesuita serían los tres pilares determinantes en la formación y reafirmación de sus valores, personalidad y honestidad.
Su hermano, el Dr. Carlos Rivas fue el ejemplo que influyó al joven Mario a ingresar en 1946 en la facultad de Medicina de la Universidad de Guadalajara, allí, no sólo dio inicio su carrera sino que además conoció a todas las personas que lo formarían en la medicina y en la ética de un jurado doctor; maestros y amigos que le acompañarían a lo largo de su desarrollo profesional.

Sin embargo, el futuro doctor Mario Rivas Souza, no sólo se dedicaba a sus estudios, su inquietud e inteligencia lo llevó a dedicarle gran parte de su tiempo al deporte. Participó en competencias nacionales defendiendo los colores de la selección Jalisco de baloncesto y por supuesto defendiendo a la máxima casa de estudios de Jalisco, su alma mater, representada por la escuadra de medicina.
Mario Rivas Souza fue un alumno destacado, se graduó el 20 de Noviembre de 1952 en la que fuera la primer generación del Plan Mendiola; fue médico residente y cirujano en la Cruz Roja cuando esta inauguró su edificio, allí trabajó entre 1952 y 1960.

Las ciencias forenses llegaron a su vida el 1º de Marzo de 1953 cuando el Dr. Miguel Quezada Ochoa lo invita a trabajar en el departamento de medicina legal como anteriormente eran llamadas la ahora medicina forense.

En la actualidad el Dr. Mario Rivas Souza es el médico forense con más experiencia en México, ya que ha ejercido esta actividad desde hace más de cincuenta años y ha realizado un impresionante y casi insuperable número de autopsias, lo que le convierte además en un experto y referente a nivel internacional.

La muerte no discrimina a nadie, por las manos del Dr. Mario Rivas han pasado personas de todos los niveles y estratos sociales, personas que comúnmente han compartido una característica, la muerte inesperada, accidental o violenta.

Su trayectoria como médico forense siempre ha estado ligada a sucesos de muerte relevantes en el ámbito político, religioso, social, de justicia y empresarial, Ha realizado autopsias a personajes importantes y polémicos en vida, demostrando en todos los casos, aún ante la presión y amenaza, un valor civil y prudente, con fortaleza y templanza. Una ética y vocación intachables para la humanidad es lo que el Dr. Mario Rivas Souza representa para nuestra Institución Como maestro de la clase de medicina legal se inicia en el campo del derecho en 1957, en la Facultad de Medicina, quedando como titular de la misma poco tiempo después, en 1965.

Objetividad, responsabilidad, habilidad médica y didáctica así como el contenido que le impregna a cada una de las actividades académicas que realiza, lo proyectan como una persona excepcional, carismática y sincera, lo que ha hecho que en la actualidad sea reconocido y admirado por la gran cantidad de alumnos que a través de sus 50 años de actividad docente han pasado por su cátedra.

El Dr. Jesús Mario Rivas Souza, es un ejemplo a seguir por la entrega a su doble vocación, la de médico y la de maestro; la lealtad, la honestidad y la modestia al igual que la disciplina son rasgos inherentes en la personalidad de este médico forense, quien nos dice que “La vida la debemos aprovechar y cuidar”

El doctor Mario Rivas Souza fue nombrado en 1994 Maestro Emérito de la Universidad de Guadalajara la distinción más importante que puede recibir un maestro universitario.

2 Comentarios

Dentro de Articulos de Interés

2 Respuestas a Dr. Mario Rivas Souza (I)

  1. ETTE

    ke padre esta la reseña del gran DR Mario Rivas Souza

    felicidades por tu investigacion

  2. hola me guataria estudir la carrera de criminalistica, pero no encuentro una n guadalajara… la verdad soy de bajos recursos y estoy buscando una beca… gracias por su atencion

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *