Ay amor ya no me quieras tanto

…Éste post no es una experiencia personal, trata de cómo he visto desde afuera (obviamente) como se lleva una relación entre dos estudiantes de medicina.

Resulta que es lindo tener a tu novia o novio en la carrera, juntos, que tierno… estudiando lo mismo echándose la mano, creciendo juntos, sí… “Juntos”?.

Pero qué pasa cuando el amor te mata neuronas?

Qué pasa cuando tu novia es una egoísta?

Qué pasa cuando con las pocas neuronas que te quedan no te puedes dar cuenta de lo que está pasando?

Resulta que tenemos un estudiante, lo llamaremos Juan.

Juan es un estudiante promedio, como dicen , ni muy muy , ni tan tan; Y Juan tiene una novia, Lupita se llama ella, otra estudiante promedio, pero de “ésas” aferradas.

Lupita ve en Juan al amor de su vida, quiere ser la madre de sus hijos pero también ve en Juan a su taxi, su mandadero, su gato, su incondicional.

El horario de Lupita y Juan no ha podido ser el mismo por casi dos semestres, pero Juan, está tan enamorado que ha hecho lo posible por juntar al menos una clase con Lupita y si no las puede juntar, asiste sin importarle.

Juan ha podido asistir a algunas clases de lupita pero ha faltado a las suyas… como administrativamente el amor no cuenta, juan ya reprobó una materia y está a punto de reprobar otra. Pero a lupita parece no importarle, ve como su novio no asiste a sus clases pero asiste a las de Lupita por que quiere estar con ella, la quiere, se quieren… que mas da reprobar? Además lupita no ha tenido ningún problema, si se le hace tarde, Juan se saldrá del salón para servirle de taxi personal y llevarla a sus clases sin problema.

Ahora ya es el colmo… Lupita asiste a sus propias clases y cuando puede reafirma conocimientos en las de juan, está ahi, tomando notas como robot, no se pierde un detalle, mientras que Juan se pierde en los rizos de su cabello.

Ella puede ver las calificaciones de su amado y en lugar de un “anda corre al salón” ella siempre tiene un “ Llévame a mi casa YA”.
Se aman muchísimo…. Lo ama muchísimo.

Apreciable lector, no me lo va a creer… revisando algunos post me di cuenta que tenía este guardado desde el 28 de septiembre del 2009. Nunca fue publicado ( no se por que) pero hoy que he estado haciendo modificaciones al blog lo encontré y he decidido que no estaría mal esta historia real de la facultad de medicina.
Que tiempos.
Que amargado me vi.

FE DE ERRATAS:
Si lo había publicado pero como en su momento era muy evidente de quien se trataba y pues, iba en mi salón lo guarde en borradores.

Que oso la auto censura.

5 Comentarios

Dentro de vida escolar

5 Respuestas a Ay amor ya no me quieras tanto

  1. Tsss eso es tipico… Y da asco….

  2. Laura. :
    Tsss eso es tipico… Y da asco….

    Amén!!
    La verdad esas cosas que se las lleven para afuera de la escuela no se, pero ya hacerlo su esclavo, muy muy mal. Pero el que por su gusto es buey…

  3. Mariana

    Agghhh!!! Con todo respeto, Lupita, es el tipico modelo de vieja, que hace quedar mal a las de nuestro genero…. Por cosas como esas se nos “olvida” el amor y entra la conveniencia…..
    Ya que Juan es tan bueno, deberia de dejar que Lupita “creciera” y se valiera por ella misma, que se compre su auto, trasvales o para lo que le alcance!!!!!!

  4. Javier

    Jajajaja alguna vez vi algo asi… asi como una relacion entre estudiantes puede ser algo que facilite muchas cosas tambien pueden pasar cosas asi… en mi opinion la culpa no es de lupita, ella cumple con sus responsabilidades ya que juan este medio wey y no le de tanta importancia a sus estudios es otra cosa.

  5. Fernando Muñoz Soltero

    Jajajajaja, yo sé quienes son los protagonistas! Juan me lo contó, estaba en una dependencia cabrona! Asco de pareja! Asco de vida! Wiiiiiiiu! Viva la libertad, bye las medias naranjas! Queremos a las naranjas completas! Completitas! Sabroso!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *